Aprendizaje Experiencial

Ycamp242

La Asociación para la Educación Experiencial (AEE, 1995) define la Educación Experiencial como el “proceso a través del cual los individuos construyen conocimiento, adquieren destrezas e incrementan los valores a partir de la experiencia directa”.

La Metodología de la Educación Experiencial  permite en los participantes un aprendizaje significativo y positivo y un desarrollo en diversas áreas y habilidades. Entre ellas están:

  • Autoconfianza y confianza en los demás
  • Comunicación efectiva y asertiva
  • Trabajo en equipo
  • Liderazgo
  • Establecimiento de metas
  • Solución de problemas
  • Toma de decisiones responsables
  • Empatía y Simpatía
  • Eficiencia, Productividad y Calidad
  • Resolución de conflictos

Estos programas son ofrecidos especialmente a grupos escolares de grados superiores, equipos de docentes, equipos de trabajo de instituciones públicas o privadas y otros grupos interesados. Se recomienda un máximo 60 participantes por sesión.

Los objetivos principales son:

  • Brindar a los participantes herramientas para desarrollar habilidades según las necesidades de la institución, a través de actividades de retos, lúdicas y recreativas que utilizan el modelo de la Educación Experiencial.
  • Reforzar en los participantes la confianza en sí mismos para interactuar con otros, tomar decisiones acertadas y solucionar conflictos personales y sociales.
  • Posibilitar el conocimiento de sí mismo, los diferentes tipos de personalidad y la apropiada interacción entre individuos diferentes.
  • Proporcionar a los participantes oportunidades que favorezcan la interacción con los compañeros y el fortalecimiento de las habilidades de comunicación y trabajo en equipo.
  • Permitir la comprensión de la importancia de dar y recibir retroalimentación y la necesidad de la participación individual en el desarrollo de procesos cooperativos.
  • Reconocer los beneficios de la adopción de nuevos conocimientos y comportamientos para la transformación individual y social.
  • Reconocer los estilos de liderazgo y la importancia de ser un modelo a seguir.
  • Promover conductas de respeto, tolerancia, honestidad, apoyo, responsabilidad y compromiso.