bogotanoticiastestimonios

Jóvenes: Diversas realidades que nos demuestran que juntos podemos con todo

Todos los días, los jóvenes nos enfrentamos a realidades distintas, en Bogotá la odisea de montarnos en Trasmilenio, o estar caminando en la calle con algo de inseguridad porque somos conscientes de que nuestra ciudad no es del todo segura, tareas de los colegios, universidades, algunos trabajarán, dormirán poco y probablemente muchos otros no tienen tiempo ni para almorzar bien.

Cambiar la realidad suena tan complicado para un joven, pero aun así, trasformamos vidas desde la YMCA, ayudamos a niños, jóvenes y familias en estado de vulnerabilidad. Pero ¿me siento satisfecho con la realidad que vivo diariamente?
Para empoderarnos al cien por ciento es necesario llenarnos de conocimiento, leer noticias, analizarlas y a partir de esto ver cómo podemos cambiar nuestro entorno diario. No es nada fácil trasformar las vidas de los hogares a los que asistimos y personas a quienes de todo corazón ayudamos a ser cada vez más felices, por lo que tampoco es fácil ser joven en Colombia y tener que vivir una odisea todos los días.

Empoderarnos de nuestro entono es necesario para hacer que cambie el lado malo de nuestra realidad, podemos realizar campañas de concientización, ser conscientes de lo que nos rodea y de este modo trasformar para amar nuestras ciudades, tener las calles limpias y crear respeto con cultura para evitar inconvenientes con los demás.
Es interesante observar como algunos jóvenes de otros países tienen problemáticas similares, esto quiere decir que América Latina necesita atención por parte de la comunidad. Por otra parte, está la diversidad de programas de la ACJ que permite atender a las necesidades de las comunidades a través del deporte, los gimnasios o los programas sociales, esto solo nos deja que, entre tantas personas, necesitamos ser uno, para entender y cambiar nuestro mundo.

“Para mí fue una realidad muy similar a Brasil, barrios buenos, barrios malos, trasporte complicado.
El trabajo que hacemos con niños en Sorocaba si es un poco diferente, porque allá son solo deportes

y en Bogotá es más social. Por lo que es necesario tener más atención, la forma de trabajo también
fue diferente, pero todos los niños son muy amorosos y fue una experiencia increíble, creo que
dejamos una marca y a los niños les gustó mucho nuestro trabajo”.Guillerme Trevisan – Brasil

“Algunas cosas son muy parecidas a Brasil, entonces no tuve muchas dificultades al adecuarme acá,
hay poca estabilidad en la ciudad, pero me gustó mucho el trabajo con los niños, son muy lejos los
lugares a los que tenemos que ir, pero aun así, disfruto mucho ayudar a las personas”.Firmino Barbosa- Brasil
“En mi intercambio me di cuenta de que la visón que se puede tener de la realidad es muy amplia,
por lo que es necesario buscar soluciones creativas, y el voluntariado es eso, ayudar a trasformar la
realidad de forma innovadora, y existen otras posibilidades, o otras alternativas. Con mi intercambio
a Sorocaba, me di cuenta de que amo mi país, y es necesario apropiarse de las calles, de las
personas, de los niños, y darles ese apoyo a que estudien a que sean personas con proyección, con
futuro”.Juliana Pinzón- Intercambio a Brasil

“Lo que más me impacto de la realidad de Bogotá es que es muy diferente a la del lugar donde
vengo, la problemática social que tiene es desastrosa, mucho indigente en la calle, mucha basura en

todos lados y es muy diferente lo que hacemos por parte de la ACJ, en Chile es más gimnasio y los
asociados sustentan la Y.
Me gustan mucho los programas que tienen, son muy sociales, estoy muy agradecida de la
oportunidad que medan de poder vivir la experiencia de estar acá”Camila- Chile

Por Valentina Moreno

YMCA Bogotá