LA DECISIÓN DE LOS JÓVENES EN LA YMCA

LA DECISIÓN DE LOS JÓVENES EN LA YMCA

It is our choices, Harry, that show what we truly are, far more than our abilities.” – J.K. Rowling (Albus Dumbledore in Harry Potter and the Chamber of secrets).
Colombia es un país con múltiples formas de reconocer la realidad. Para darnos cuenta de las grandes diferencias sociales solo necesitaríamos, en varios casos, mirar al otro lado de la calle  y darnos cuenta de cómo muchas personas viven en estados de vulnerabilidad frente a las problemáticas sociales que afrontan nuestras comunidades. Es cierto que no todos son conscientes de esta situación y son menos los que deciden tomar parte en la búsqueda de soluciones que construyen ese nuevo país. Pero más de uno aquí en Colombia  ha sentido el impacto de un movimiento como la ACJ-YMCA, que cree en el potencial detrás del voluntariado de los jóvenes para promover acciones de desarrollo integral y velar por el mejoramiento de las condiciones de vida de muchas personas.

En la YMCA creemos que la juventud tiene todo lo necesario para que este impacto a través del voluntariado sea efectivo. Por eso uno de los grandes objetivos de cada movimiento local de la YMCA es generar métodos que busquen potencializar las habilidades que tienen los jóvenes, partiendo de herramientas específicas desde donde se enfoca el voluntariado de cada individuo (como su carrera profesional o sus gustos, intereses, hobbies, etc), hasta características generales de un jóven del cual el voluntariado hace parte de su proyecto de vida, como valores, capacidad de análisis, empoderamiento y tal vez uno muy importante que es el compromiso. Comprometerse es la decisión que muchos jóvenes debemos tomar para que el voluntariado tenga el mejor de los frutos y empecemos a ser jóvenes propositivos, que no esperan a que les digan qué hacer.

Y de esto se trata cada día, cada acción en mi voluntariado. Lo he hecho desde el primer día en que busqué en Google “YMCA”, porque supe cuál era la responsabilidad que tenía. Creo que el éxito de trabajar con niños y jóvenes en diferentes comunidades y como líder de programas que buscan establecer el voluntariado como proyecto de vida, ha estado en ese compromiso que tuve. Y sí, muchas veces el compromiso viene por muchos otros incentivos y estoy seguro que en mi caso fue el hecho de haber conocido personas tan valiosas que aportaron herramientas para que mi voluntariado funcionara. Incluso gracias a mi compromiso tuve la oportunidad de estar un año en la YMCA de Múnich en Alemania, donde puse en práctica todo lo aprendido para trabajar en programas y campamentos que exigían dar lo mejor de sí mismo. Hoy, después de haber regresado de esta experiencia, me doy cuenta que el reto en Colombia sigue, y que si no hubiera sido por esa decisión de estar comprometido, nada de esto hubiera pasado.

Y este gran reto también es de la YMCA. Por eso seguimos buscando incontables medios para desarrollar estas acciones que unen y hacen felices a los jóvenes con el fin de transformar su propia realidad. Pero somos los mismos jóvenes los que tenemos la responsabilidad de dar lo mejor de sí mismos, de comprometernos con nuestra acción voluntaria, para ser los gestores del cambio y restablecer los valores de reconciliación que tanto necesita nuestro país. Todos podrán tener muchas y diferentes habilidades, pero muy pocos toman la decisión de usarlas.


Juan Tenjo
Voluntario YMCA Bogotá