mocoanoticias

Pasantía en YMCA Mocoa: resiliencia, fuerza y liderazgo

El trabajo con Ciudad Mocoa me enseñó de la resiliencia, de la fuerza mental y de las ideas y liderazgo innato que tienen los chicos. Su energía, sus ganas de hacer diferente, de brindar otras opciones para sus compañeros, para los más pequeños, su receptividad y las ideas tan brillantes que tienen sólo me hacen pensar en que el trabajo que se viene desarrollando con la YMCA allí es muy valioso, porque desde los más pequeños hasta los más grandes, padres de familia, docentes y directivos agradecen y reconocen el trabajo realizado.

El Putumayo es una tierra de magia y sabiduría ancestral, su ubicación estratégica en zona amazónica genera una conexión única con la pacha mama, con nuestras raíces, con nuestro propio ser.

Tener la oportunidad de vivir esta experiencia no es más que un cúmulo de causalidades y de la preparación y vivencias que por 4 años me ha brindado la YMCA. Al entrar en contacto con la comunidad, se empieza de inmediato el intercambio cultural que hizo mucho más grata la pasantía.

Trabajar con la comunidad INGA me llenó nuevamente de energía, me hizo sentir mucho más orgullosa de mis raíces, me reafirmo de la importancia que tiene la naturaleza y sin duda el cariño de los más pequeños hizo que todo el tiempo para planear, las 22 horas de viaje y el cansancio valieran la pena, reafirmaron mi amor y pasión por mi profesión – ser docente – y por ser voluntaria.

Mocoa es un territorio que necesita de personas como las que conformamos la YMCA, para seguir sacando adelante todo el potencial que tienen, para seguir creando más opciones, para seguir renaciendo como el ave fénix, porque ya lo hacen.

Estos chicos son luz, son fuerza, son esperanza y la YMCA llegó en el momento justo para ayudar en esa construcción de sus sueños, por eso merece quedarse, porque allí hay talento, porque ya reconocen la YMCA como una organización importante para sus jóvenes y porque hay muchas personas que están depositando toda su confianza en lo que se viene realizando y lo que por 174 años hemos dejado como legado en el mundo.

Gracias por confiar en la fuerza joven, por creer en la experiencia como método de aprendizaje y por permitir estos intercambios que siguen llenando el corazón de mucho amor.

Camila Ochoa
YMCA Medellín