puertoboyacatestimonios

Ser joven YMCA, es llevar una misión muy grande en el corazón

Soy David y tengo 20 años, hace 2 años soy parte de este hermoso movimiento en el municipio de Puerto Boyacá

Conocí la ACJ-YMCA por casualidad, tengo un hermano con una discapacidad y un día me acerqué con él a la ACJ, allí escuché a un voluntario hablando de la misión de la ACJ en el mundo y no pude evitar preguntar de qué se trataba. Inmediatamente comenzó toda una experiencia que no me imaginaba.

Como voluntario estoy muy agradecido por todo lo que he aprendido, por ver la sonrisa en el rostro de los jóvenes y niños que se benefician de los programas sociales y por lo que he compartido con los demás.

Tengo muchos sueños para mi ACJ. Quiero inspirar a muchos más jóvenes para que se unan a nuestra causa, llenar de alegría a todos las personas de Puerto Boyacá y aprovechar todas las oportunidades que nos da la Asociación a nivel nacional e internacional.

En Puerto Boyacá muchos creen que la ACJ es solo una institución con programas para niños síndrome de Down y capacidades diferentes, pero tenemos el proyecto de dar conocer la ACJ como todo el movimiento grande que és: con oportunidades para jóvenes y mucha proyección.

No hay nada más lindo cuando vas por la calle y te ven esos niños y te dicen ¿cuándo vas a volver? O cuando te dicen ¿por qué no han vuelto? ¡Los extrañamos! Y pues eso es lo que más me llena como persona: el trabajo social.